S.O.S.  
 
 

Elsa Castro
Encargada

 

El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros. (Isaías 61:1)

La depresión es un padecimiento que se ha propagado grandemente afectando a millones de personas, tanto cristianas como a no cristianas. Quienes sufren de depresión pueden experimentar intensos sentimientos de tristeza, ira, desesperanza, fatiga y una variedad de otros síntomas. Pueden empezar a sentirse inútiles y aún pensar en el suicidio, perdiendo interés en cosas y personas con las que antes disfrutaban. Con frecuencia la depresión es disparada por las circunstancias de la vida, tales como la pérdida del trabajo, la muerte de un ser querido, el divorcio o problemas psicológicos como el abuso o la baja autoestima.

         

Dios propone que vivamos vidas con gozo pero esto no es fácil para alguien que atraviesa por una situación depresiva, aunque sí puede mejorar. En el ministerio de S.O.S. brindamos apoyo a este tipo de personas a través de los dones de Dios en la oración, con estudios bíblicos y su aplicación; con un grupo de soporte, compañerismo con otros creyentes, confesión, perdón y consejería. Los sentimientos de depresión con frecuencia pueden resolverse cuando el que sufre quita la atención de sí mismo y la pone en Cristo y los demás.

Si tu te encuentras en una situación de depresión y buscas ayuda, permítenos brindarte nuestro apoyo, todos los lunes y miércoles nos reunimos en punto de las 7:00 p.m. en las instalaciones de Trigo y Miel o bien si lo prefieres nos puedes escribir a mail@trigoymiel.org